Psicólogos

Centro de Psicoterapia, Formación Y Desarrollo Personal




Un joven de apenas veinte años, y con problemas mentales, aprueba las oposiciones del cuerpo de ayudantes de Instituciones Penitenciarias y obtiene como primer destino la plaza en la prisión provincial de Sevilla, La Ranilla. Este establecimiento conserva vestigios del pasado franquista tanto por las instalaciones obsoletas como por el proceder de cuantos la habitan. En cierto sentido parece haberse extraviado en el tiempo. La droga y la violencia de todo signo moran intramuros. Una bomba estalla en el departamento de paquetes acabando con la vida de algunas personas e hiriendo a otras muchas. La mayoría de aquellos supervivientes no fueron capaces de sobreponerse al horror y cayeron, debido al estrés postraumático, en el infierno de vivir una realidad paralela intramuros y en sus hogares.

El autor de esta obra de ficción trabajaba en la prisión provincial de Sevilla, La Ranilla, en 1991. El día 28 de junio de ese mismo año la banda terrorista ETA perpetró un atentado con paquete bomba que dejó víctimas mortales y numerosos heridos entre los trabajadores del centro y familiares de internos.

El libro recorre el interior de una prisión en la que todavía pervive un modo de trabajar del pasado. Lo hace a través de la mirada de un joven con problemas mentales. Cada vez que oye una historia construye una realidad. No hay filtro. Presos y funcionarios lo saben y contribuyen a su locura. Aunque todos son conocedores de los hechos, nadie hace nada por evitar un desenlace que desde el primer momento parece inevitable.